Reseñas

ENTREVISTA A ISRAEL CAMPOS

JAMES RUNCIE

RESEÑA: EL CÍRCULO DEL ALBA

LUISA FERRO

ENTREVISTA A J.A. FERNÁNDEZ MADRIGAL

EL TAPIZ INVISIBLE

RESEÑA: MUERTE DE UN AVIADOR

SIRUELA

RESEÑA: APRENDE INGLÉS EN FAMILIA

DEANNA LYLES

ENTREVISTA A RUBÉN DARÍO AVALOS

LA MEDICINA MAESTRA

martes, 6 de diciembre de 2016

ENTREVISTA A ISRAEL CAMPOS: Autor de "La máquina voladora"

MARTES, 6 DE DICIEMBRE DE 2016

Entrevista a Israel Campos Palomino

De nuevo nos hace el honor de visitarnos Israel Campos Palomino (entrevista) autor de entras otras novelas de La máquina cambiante (reseña) y El misterio de la fórmula robada (reseña). Hoy Israel se deja interrogar de nuevo sobre última novela La máquina voladora que continúa con las desternillantes aventuras de el profesor Torrón y su aprendiz Santiago:

¿Qué nos espera en La máquina voladora, la nueva aventura del profesor Torrón y su aprendiz Santiago?

Vamos allá… Lo que vamos a encontrar es una historia llena de aventuras de muchas y muy variadas clases donde hay que hacer un viaje muy peligroso para solucionar un problema muy gordo. Pero, también, está llena de mucho humor y situaciones divertidas que, espero, hagan pasar un rato agradable al lector. Y, si de paso, puede soltar un par de risas (cruzo dedos), estupendo. Tengo muy claro que La máquina voladora es mucho más alocada que su predecesora, La máquina cambiante.

¿Qué nos puedes contar sobre sus personajes?

Por un lado, repiten los mismos que en La máquina cambiante. Por eso, volvemos a encontrarnos con el profesor Torrón, que sigue tan despistado como siempre (creo que bastante más) Santiago continúa siendo la voz de la razón y tiene una capacidad increíble para ir a comprar pan y meterse en un lío mayúsculo (¡Uppps, spoiler!) y Leyla, por supuesto, sigue tan valiente y decidida como siempre. Vale, y tan guapa. El profesor Escorbuto es el malo, el villano, maligno, retorcido e inteligente y el que organiza todo el problema. Estoy muy contento porque, además, en este libro sale mucho más el personaje de Malasaña, que es el esbirro bobalicón y botarate de Escorbuto, pero que me cae fenomenal, aunque esté mal que yo lo diga.

Pero hay un nuevo personaje, el profesor Sotomontes, tío de Leyla y amigo del profesor Torrón. Y sordo como un ejército de tapias que es capaz de volver locos a todos a causa de una insignificante conversación.

Esos son los principales. También conocemos mejor a los Reyes, al Principito y hasta ciertas criaturas de la nieves aportan su granito de arena (y huelen que apestan, pero es otro cantar…) Y hay más, ¡muchos más!

Refréscanos la memoria, ¿qué les ocurrió al profesor Torrón y a Santiago en La máquina cambiante?

El profesor Torrón y Santiago van a participar en La Feria Anual de los Inventores del Reino. Escorbuto sabe que esto le impedirá ganar así que usa su Máquina cambiante en el pobrecito profesor Torrón, traspasando el cerebro de este a un perrito y el del animal al cuerpo del profesor. Hay que ser malo, ¿verdad? Escorbuto, ¡qué tipo!

¿Hace falta haber leído previamente La máquina cambiante para leer La máquina voladora?

¡No, claro que no! La máquina voladora es una aventura independiente de La máquina cambiante. Esta se nombra pero como dato anecdótico, nada más. Sin intención de ser pedante, me gusta pensar en este nuevo libro como Indiana Jones y el templo Maldito, que no se sabe si fue antes o no de En busca del Arca perdida (Indy, ¡te adoro! Detalle friki…) 

¿Habrá más secuelas o tienes previsto nuevos proyectos?

Siempre pensé en La máquina cambiante como un libro independiente, autoconclusivo. Cosa curiosa, poco a poco, comencé a barajar la idea de hacer varias aventuras y, ¡hop!, salió La máquina voladora. Sí, es cierto que tengo una idea bastante clara de una posible tercera entrega pero todo depende de la predisposición de la editorial y de las condiciones que me ofrezca.

¿Proyectos nuevos? ¡A montones, por suerte! Quizás, en breve, pueda dar conocer alguno… Y hasta ahí puedo leer (más bien, escribir)

El perro Willy
¿Qué te inspiró, en esta ocasión, para escribir La máquina voladora?

Varias cosas. Por un lado, tengo un cariño especial por La máquina cambiante y sus personajes. Por otro, creo que pueden ser motivo de muchas y muy diferentes aventuras. Además, está el hecho de querer profundizar un poco más en ellos y, también, dar a conocer otros nuevos. No sé por qué pero ambos libros ha sido muy sencillos de escribir. Además, tenía muchas ganas de meter en líos a los protagonistas y de ampliar el sentido del humor que dejé entrever en La máquina cambiante.

¿Cuánto te llevó escribir La máquina voladora?

Aproximadamente un año. Soy de los que planean mucho la obra antes de empezar a escribir y, una vez terminada, la reescribo varias veces. Eso lleva tiempo, paciencia y enormes dosis de café pero, al menos para mí, el resultado merece la pena.

Esta vez tú mismo has dibujado las ilustraciones de La máquina voladora. ¿Cómo ha sido la experiencia?

¡Genial! ¡Fantástico! Cuando escribes te haces una idea (a veces sin querer) muy clara de qué aspecto tienen los personajes… hasta el punto de llegar a dar por sentadas muchas cosas. En esta ocasión he tenido la fantástica oportunidad de poder definir con el lápiz y la plumilla lo escrito, así que ha sido fenomenal. Me lo he pasado de maravilla ilustrando los momentos del libro y, debo admitir que con Escorbuto y Malasaña (vale, con los otros, también) me lo he pasado realmente bien porque eso de dibujar a los malos es de lo más divertido. Además, poder usar el blanco, negro y gris permite dar a los dibujos una dimensión especial. Espero que a los lectores les guste.

Por cierto, la que me ha dado más quebraderos de cabeza ha sido Leyla. ¡Si supieras la de peinados y vestidos que he probado con ella…!

¿Cómo te convertiste, no sólo en escritor, sino también en ilustrador?

Por culpa de los cómics, que me apasionan. Comencé desde muy, muy crío, haciendo mis propios tebeos imitando de manera descarada todo lo que leía (y leía mucho) de Editorial Bruguera: Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Sacarino… Luego, por otra parte, estaban los superhéroes, que me entusiasman. Cuando tenía catorce añitos mis padres me hicieron un regalo maravilloso: un curso de cómics. Ahí aprendí a planificar, abocetar, entintar… luego ha sido cuestión de practicar y practicar y practicar. Eso y gastar toneladas de papel, claro.

Con La máquina voladora se me presentó la oportunidad de ilustrar mi propia obra. Mandé unas muestras de mi trabajo a la editorial a la que, por suerte, les gustó. Y el resultado es el que se puede ver en el libro. ¡Espero que os guste también!

¿Podrías contarnos alguna anécdota que te sucediera escribiendo La máquina voladora?

Bueno, alguna que otra… 

En un principio no iba a haber máquina voladora, sino máquina acuática, ya que los personajes viajaban a los fondos marinos. ¡Incluso tengo aún las ideas que trabajé para el argumento! 

Como he dicho antes, todos los personajes los tenía muy claros a la hora de dibujarlos… salvo Leyla. Hice montañas de bocetos: con coletas, con el pelo suelto, con diadema (este diseño se mantuvo hasta un par de días antes de liarme con las ilustraciones definitivas) y navegué por internet hasta decir basta buscando ropa medieval de chica que no resultara muy medieval (lo sé, suena raro pero es así).

Mientras estaba trabajando en el libro, fui a varios colegios a presentar La máquina cambiante y, en uno de ellos, un chico me preguntó si, en la tercera parte, tenía previsto decir que Santiago y Leyla… ¡son hermanos! La verdad es que, como idea, está genial, aunque me suena de manera muy sospechosa a cierta historia que transcurre en una galaxia muy, muy lejana. 


Una cosita más: escribir los líos que provoca la sordera del profesor Sotomontes era, a veces, muy difícil, ¡pero muy divertido! Hay una escena en la que todos los buenos tienen una conversación completamente absurda con Malasaña que fue muy divertida de escribir a costa de la sordera de Sotomontes. ¡Qué fenómeno! Y es que eso de que un personaje diga algo y que otro responda en forma de rima absurda tiene su aquel…

Ahí va otra: para el diseño de la máquina, siempre tuve en mente un dibujo que, de niño, vi como portada de un libro de Julio Verne llamado Robur, el conquistador. No sé por qué pero esa imagen se me quedó grabada y me ha acompañado siempre. Cuando tuve que dibujarla, lo tuve muy claro. ¿El destino? A saber…

¿Tienes alguna web o blog desde donde tus potenciales lectores puedan informarse más sobre tus obras? ¿En qué redes sociales podemos encontrarte? 

Sí, claro. Me podéis seguir en todos estos sitios:

Galaxia de letras (blog oficial)

http://galaxiadeletras.blogspot.com.es/

Página de Facebook de Galaxia de letras

https://www.facebook.com/galaxia.deletras/

El rincón del garabato (canal de YouTube de Galaxia de letras)

www.youtube.com/c/israelcamposgalaxiadeletras

Tumbrl

http://galaxiadeletrasposts.tumblr.com/

DevianArt

http://israelcampos.deviantart.com/

Google Plus

https://plus.google.com/+IsraelCamposGalaxiadeletras

¡Mirándolo bien estoy en un montón de sitios!


¿Dónde podemos adquirir La máquina voladora

Se puede encargar en cualquier librería o centro comercial. Está lista en Amazón. Lo más rápido es encargarlo a la editorial, Babidi-Bú Libros. Este es el enlace: http://www.babidibulibros.com/la-maquina-voladora.htm

Por último, ¿qué le dirías a nuestros lectores para que se animen a leer La máquina voladora?

Si queréis pasar un rato muy divertido y que vuestra imaginación vuele muy alto, ¡este es vuestro libro! Y, si eres un lector todoterreno a partir de diez años, ¡también!


Mil gracias a Israel por una fantástica entrevista y por el ejemplar de La máquina voladora¡Muy pronto os contaré mis estupendas experiencias leyéndo tan especial libro!



Título: La máquina voladora
Autor: Israel Campos Palomino
Género: Infantil, Inventos
Editorial: Babidi-Bú
Colección: Diez Suricatos
Edad: A partir de 10 
ISBN/13: 9788416484362
Formato: Papel 
Páginas: 190
Precio: 12,95 € (Papel) 

Argumento: ¡Algo terrible ha sucedido en el reino!

¡El Principito ha sido secuestrado! ¿Qué mente retorcida puede estar tras esta fechoría?

Los Reyes, desesperados, acuden al profesor Torrón y a su aprendiz Santiago, famosos inventores, en busca de ayuda. Ambos construirán una espectacular máquina voladora para ir en busca del Principito. Pero no será tarea fácil, ya que tendrán que enfrentarse a situaciones muy peligrosas... y divertidas.

sábado, 3 de diciembre de 2016

EL CÍRCULO DEL ALBA: Los crímenes de la libélula

SÁBADO, 3 DE DICIEMBRE DE 2016

El Círculo del Alba
«Las casualidades no existen —pensó recordando las palabras de su mentor—. Nadie que se preste a investigar un crimen puede creer en un albur incierto. En una investigación como en la vida misma, cada uno de nuestros pasos sigue una dirección establecida por la lógica. Será ella la que te lleve de la mano.»
Fragmento de El Círculo del Alba de Luisa Ferro 

La novela histórica de la que hoy os hablo, llamó poderosamente mi atención desde el instante mismo en que posé mis ojos en ella. No sólo su preciosa portada y encuadernación me atrajeron, sino también su interesantísima trama.


El Círculo del Alba de Luisa Ferro nos cuenta la historia de la funeraria Luz de Helios, más concretamente, la de sus moradores. Su propietario, Olmedo, ha muerto en insólitas circunstancias dejando en una precaria situación económica a su aprendiz y "ahijado" Bruno, a su cuñada Lady Amber y a la aya india de ésta, Uma. Para empeorarlas cosas, se la ha dado en herencia a un desconocido hermano, el conde Hugo Bonaventura, cuyas intenciones desconocen por completo.

Bruno y Olmedo colaboraban con la policía como asesores externos, dado el gran palmarés científico y los títulos en medicina de su difunto maestro. Su amigo el inspector Del Romo, les pide ayuda a él y a Bonaventura, erudito en las mismas ciencias que su hermano, en una serie de espantosos asesinatos de niñas pequeñas de clase baja. A la par, Bruno va descubriendo más y más cosas acerca de su querido Olmedo, así como de su repentino fallecimiento, que le llevará a desconfiar de que, detrás de ello, no se oculte algo más. Bruno y Bonaventura son los únicos capaces de destapar una oscura y sórdida trama que les tocará muy de cerca.

El Círculo del Alba es una lectura entretenidísima que me ha encantado poder leer. Ambientada en el Madrid de principios del siglo XX, nos sumerge en una trama adictiva que te mantiene en perpetuo suspense. La ambientación es extraordinaria, a la par que el gran trabajo documental llevado a cabo por su autora.

Es una novela con la que se adquieren muchos conocimientos sobre técnicas forenses, a pesar de la época en la que se mueven sus personajes. El ojo analítico y experto del joven Bruno nos mete de lleno en cada nuevo asesinato.


Me ha gustado también mucho que ahonde en el tema del espiritismo, tan en boga en aquellos tiempos, que tras la Primera Guerra Mundial crecería hasta cotas insospechadas. Se ve una pequeña muestra de los primeros experimentos sobre el hipnotismo, la vidas pasadas y los médiums. 

También plasma a la perfección las desigualdades entre las clases altas y bajas, el desamparo de los niños y la mezquindad de los adultos.

Digamos que dentro de la trama principal de los asesinatos está el asunto que os comentaba antes de la muerte de Olmedo e incluso de cierta anciana llamada Ursula que nos mantiene bastante en ascuas sobre si están relacionadas o no.

En cuanto a los personajes, nos encontramos primero con Bruno. Es un joven muy inteligente y huérfano que fue acogido por Olmedo como su aprendiz y que sueña con sacarse el título de medicina, aunque ahora su mayor preocupación es que la funeraria Luz de Helios se mantenga.

El siguiente es Hugo Bonaventura, un médico y científico que se ha pasado media vida persiguiendo a los mayores psicópatas del planeta y la otra media como un vividor empedernido. Tener que volver a España ha sido para él una gran molestia.

Lady Amber, cuñada del fallecido Olmedo, es una británica de exquisitos modales y muy inteligente. Es una ferviente admiradora del espiritismo y cuenta con un nutrido grupo de adeptos de respetable condición, entre los que se encuentran médiums y otros personajes, con los que se reúne cada semana en casa de Olmedo para llevar a cabo sus indagaciones sobre el más allá.

El aya Uma es una sabia y bondadosa mujer que lleva toda la vida con Lady Amber y es muy querida por todos.

El inspector Del Romo pertenece a una extensa estirpe de policías, su padre ya trabajaba con Olmedo, con él que el inspector tenía una estrecha amistad al igual que con Bruno, en el que tiene confianza ciega. Siempre lo mantiene al tanto de todas sus investigaciones.

También Bruno se verá encandilado por algunas damas como Sofía Mendoza o la seductora Cora Steiner, así como su atípica amistad con Anna Cohen.

Puede que todo así expuesto resulte un galimatías de personajes, pero El Círculo del Alba está tan bien narrado que no habrá lugar a la confusión. Sólo he querido dejaros una pequeña muestra de lo que os encontraréis en esta completísima novela.


El libro engancha mucho y es una lectura que recomiendo a todo lector tanto amante de la novela histórica como de la novela negra. Aúna a la perfección lo mejor de ambos géneros y me ha recordado a la experiencia que tuve leyendo El silencio de la ciudad blanca (reseña) de Eva García Sáenz de Urturi (entrevista) también en Planeta, aunque cada una con un marcado estilo propio y salvando las diferencias.

Le agradezco muchísimo a Planeta la oportunidad que me ha dado de leer El Círculo del Alba de Luisa Ferro, una novela excelente de una autora aún desconocida pero que dará que hablar, estoy segura.

Aprovecho para recordaros que hasta el 25 de diciembre podéis participar en el sorteo (participa desde aquí) de un ejemplar en papel de Los Otros de Javier Pérez Campos, que también publica con Planeta, una gran recopilación de investigaciones sobre fenómenos paranormales. ¡¡Ni Lady Amber se la perdería!!






Título: El Círculo del Alba
Autor: Luisa Ferro
Género: Novela histórica, Crímenes
Editorial: Planeta
Formato: Papel y Digital
Páginas: 608
Precio: 21,90 € (Papel) y 9,99 € (Digital)
ISBN: 9788408161585

Argumento: Madrid, 1903. Bruno Moreto se enfrenta a una gran encrucijada. Su tutor, Ernesto Olmedo, médico forense, asesor de la policía y propietario de una funeraria, ha muerto en extrañas circunstancias. Todo apunta a un suicidio. Su muerte deja un negocio hipotecado, con deudas que comprometen gravemente el futuro de Bruno.

El hermano del difunto, Hugo Bonaventura, un conde italiano con fama de vividor, llega a Madrid para hacerse cargo de la situación, pero los acontecimientos darán un giro inesperado. Bruno y Bonaventura se verán inmersos en la investigación de varios asesinatos rituales de niñas, cuyas raíces se sumergen en el pasado más oscuro de Olmedo. Ambos, pese a sus diferencias iniciales, tendrán que aliarse para destapar un misterio que ha dormido agazapado tras décadas de silencio.



domingo, 27 de noviembre de 2016

ENTREVISTA A JUAN ANTONIO FERNÁNDEZ MADRIGAL: Autor de "El Tapiz Invisible"

DOMINGO, 27 DE NOVIEMBRE DE 2016


Entrevista J.A. Fernández Madrigal

Una joven y nueva editorial, Ediciones el Transbordador, se puso en contacto conmigo este verano y me dio a conocer una de sus novedades: El Tapiz Invisible de Juan Antonio Fernández Madrigal, quien tuvo la bondad de concederme esta entrevista que, aunque he tardado en sacar, por fin ve la luz.

Desde aquí: ¡mil gracias a la editorial! No sólo por su paciencia, si no también por el magnífico ejemplar que me hicieron llegar, acompañado de un chulísimo micro-marcapáginas con el logo de la editorial. ¡¡Muy pronto la reseña!!

Pero antes, conozcamos más a Juan Antonio Fernández Madrigal y su obra El Tapiz Invisible:

¿Podrías hablarnos un poco sobre ti y sobre tu trayectoria como escritor?

Nací en Córdoba (España), pero me vine a Málaga cuando crearon la Facultad de Informática, en el 87. Tras los estudios y un trabajo más que precario como programador en el por entonces floreciente sector inmobiliario (en el que no nos dejaron crear librerías de código, qué locura por parte de un par de licenciados, no fuera a ser que rompiéramos algo en el maravilloso ecosistema Clipper/Foxpro que tenían montado*) me dieron una beca de investigación en la Universidad, y desde entonces hasta ahora. 

Me gano la vida tratando de enseñar cosas complicadas lo mejor posible e investigando también en cosas complicadas sin sucumbir a la falta de recursos de todo tipo. 

Como escritor realmente empecé a los catorce o quince años; con veintimuypocos publiqué unos relatos cyberpunk absolutamente bochornosos en la revista cultural de la Facultad, y en el 99, después de haberle dado a la tecla bastante tiempo, comenzaron a publicarme en fanzines. Tuve la inmensa suerte de pillar los últimos años de esa época, en los que otras personas te podían editar cosas aunque estuvieras todavía aprendiendo y no te lo merecieras realmente. 

Más de quince años después tengo muchos relatos por ahí, algunos revisados y reeditados en un par de antologías posteriores, y también cuatro novelas en editoriales que no han podido ser más majas conmigo.

(*) Tenía muchas ganas de contar eso.

http://jordangrimmer.deviantart.com/
¿De qué trata El Tapiz Invisible?

Depende del lector. Puede ser una historia de aprendizaje en la que un puñado de adolescentes se convierten en la clave para transformar de arriba a abajo todo un mundo, bueno, dos, o mejor tres (o quizás más), de forma inesperada pero sin revoluciones a la vieja usanza. 

Por otra parte, podría ser que tratara de plasmar, a través de la lente de los géneros fantásticos, dos formas extremas en que los humanos podemos organizarnos como sociedad, una más cercana a la naturaleza, con escasas herramientas y poco control de ésta, como es el mundo del desierto, y otra más dependiente de las herramientas y con más control de lo que nos rodea, pero menos de nosotros mismos, que sería el Acomté, una sociedad feudal encerrada entre límites geográficos y ecológicos de los que no puede escapar y que ha conseguido utilizar una tecnología olvidada para transmitir los pensamientos. 

Asimismo, otros lectores la podrían considerar, sin equivocarse mucho, como una historia de lo que queda de la humanidad después de Umma, una de las novelas de mi Saga de las Víboras de las Formas, en la que una humanidad del futuro lejano había conseguido (no exactamente por sí misma) construir una civilización milenaria casi casi perfecta, justo antes de que llegasen unos bichos muy desagradables y se lo cargaran todo; quedaron unos pocos restos desperdigados por el cosmos, como los de El tapiz invisible, perdidos, abandonados a su suerte y atrapados entre fronteras y otros tipos de límites que ya nosotros consideramos superados hoy en día (no te digo cómo podrían haberlos considerado en la época de Umma). Se me ocurre por último, aunque estoy seguro de que hay más posibilidades, que al lector le puede parecer una historia en la que hay animales tremendamente sospechosos que están por todas partes.

Cualquiera sabe qué cosas puede albergar la mente de un lector de fantasía y ciencia-ficción hoy en día (lo cual es maravilloso:)).

¿En qué género se enmarca y a qué público va dirigido?

Vaya, otra pregunta difícil. Mi editora dice que está entre la fantasía y la ciencia-ficción; que empieza en la primera y se va convirtiendo en la segunda. 

En cualquier caso, no es ciencia-ficción dura, porque yo estaba más interesado en los aspectos sociales y de otros tipos de esta historia (tampoco he escrito mucha ciencia-ficción dura hasta el momento, para qué nos vamos a engañar). Sí que está bastante menos enfocada en jugar con el lenguaje, al contrario que casi todas mis otras publicaciones, así que me imagino que podría llegar a un público más amplio. Durante un tiempo llegué a pensar que podría encajar con lo juvenil, pero al mismo tiempo tiene elementos que hacen reflexionar sobre aspectos bastante adultos de la vida, creo.

¿Qué nos puedes contar sobre sus protagonistas?

Que son muchos, también al contrario que casi todo lo demás que he escrito. Que la mayoría son jóvenes, como yo cuando escribí la primera versión de  la novela, hace ya muchísimo tiempo. Que viven dentro de mundos que no controlan, como todos los jóvenes. Que quieren aprender a controlarlos, porque eso de no controlar las cosas se lleva mal con la estructura de un cerebro humano adulto, y que, en el camino, se darán cuenta de lo que se dan cuenta casi todos los jóvenes que sobreviven al hecho de hacerse mayores: que cuando llegas a controlar algo has cambiado tanto que te has convertido en una cosa muy rara.

http://jordangrimmer.deviantart.com/
Y ahora, intentando vencer mi tendencia a lo abstracto, pruebo de nuevo: tenemos a Nemu, un chaval que van a convertir en el próximo chamán de su tribu y que bastante tiene ya con lo suyo, cosas de chavales, no de chamanes; está Emiah, un muchacho que vive en otro mundo distinto, pero asimismo atormentado, como todos los muchachos, por sus propias cosas, y también por un poder extraño que acaba de adquirir de la noche a la mañana sin saber cómo y que le permite hacer cosas bastante prohibidas en su sociedad feudal, llena de esclavos y amos y collares insertados en los cuellos de la gente; está Marha, la más complicada de todos y el personaje más atractivo, por tanto, de quien no diré nada salvo que sería mejor para algunos permanecer alejados de ella; están también los adultos: Núe, el anciano chamán de la tribu de Nemu, a quien le va a pasar lo que nos pasará a todos cuando lleguemos a su edad, que creeremos vivir en un mundo que dejó de existir hace tiempo; Aren, la oveja negra de su grupito de amos, tan chulos ellos, que tú verás por dónde les va a salir; el tremendamente real éctor de la Ciudad Nido de Aldia, del que nunca sabremos su nombre porque éctor refleja sólo el puesto que tiene, un esclavo que controla a un buen grupo de jóvenes amos encerrados bajo una cúpula esperando a que alguna corruptela les permita ocupar un puestecito en el verdadero mundo al que pertenecen; el inimitable, impredecible e inestable (y más cosas que empiezan por i) Esfinge, un personaje al que le tengo mucho cariño y creo que se nota; y, por terminar antes de que le dé un yuyu al amable lector de esta entrevista, el supremo y todopoderoso acomte, amo entre los amos y que tiene que lidiar, aparte de con revoluciones de esclavos, complots de otros amos e ineptitudes  generalizadas, con la exagerada (según él) sensibilidad y poco mundo de su mano derecha, Aral, otro personaje al que le tengo mucho cariño y que por eso se me ha colado en esta lista después del que iba a ser el último.

¿Habrá secuela de El Tapiz Invisible o tienes previsto nuevos proyectos?

No tengo la idea de que haya secuela. La novela, aparte de larguita, es autocontenida (a pesar de lo que he comentado antes, no se necesita leer el resto de libros de la Saga de las Víboras de las Formas). Aunque en el futuro podría darle continuación a ciertas cosas que se cuentan aquí, por ahora la veo con un final bastante cerrado. Además, tengo otras ideas en la cabeza, y, con el poco tiempo de que dispongo para escribir, hay que seleccionar muy bien con qué se pone uno. La saga necesita una novela más por lo menos, pero todavía estoy lidiando con el pequeño problemilla de tener un millón de elementos disponibles pero no saber cómo engarzarlos para que, en realidad, esa novela hable de cosas interesantes. Por otro lado querría desconectar un poco de lo que llevo escrito hasta ahora, dar un cambio brusco en estilo, género y tipo de historias. Algo de eso estoy haciendo ya, pero, ay, de nuevo la falta de tiempo.

¿Qué te hizo escribir El Tapiz Invisible? ¿De dónde vino la inspiración?

Fue hace más de veinte años que me puse con la primera versión de la novela. Lo que quería entonces aquella persona que ya no soy yo era precisamente eso, escribir una novela: aunque ha sido la última en publicarse, fue la primera en escribirse. Como cualquier ser inexperto y por tanto imprudente me lancé a meter personajes, historias, tramas... La lié parda. Menos mal que luego encajó todo (me maravilla que eso pudiera pasar, incluso sin usar ningún programa informático para escritores) y, tras veinte años y con muchas revisiones, parece hasta decente.

Cuando la escribí por primera vez, más o menos inconscientemente, salieron muchísimas cosas de la ciencia-ficción y fantasía que había leído y visto en el cine o en la tele hasta entonces: es fácil ver aquí cositas de Dune, de 2001 o incluso de Star Wars; luego, con las revisiones posteriores, aparecieron elementos inspirados en lo que leí después, más sofisticados y complejos.

Libros y/o autores predilectos. ¿Alguno que te haya marcado especialmente?

Yo creo que casi todos me han marcado más o menos, o, dicho de otra forma, muy pocos han pasado sin pena ni gloria, afortunadamente. He leído tantísimos, y tengo una memoria tan prodigiosamente penosa, que me resulta siempre muy difícil decir quién me ha marcado más, y con esta lamentable tendencia a hacerme mayor, se me acumulan más lecturas e influencias, con lo que este tipo de preguntas se están convirtiendo en un infierno :P No, en serio, me marcan los que consiguen hacer cosas diferentes, los que se atreven a considerar la cifi y la fantasía como literatura primero, y luego como cifi o fantasía, los que son capaces de crear mundos complejísimos pero perfectamente consistentes, todavía más los que logran definir personajes complejísimos pero perfectamente reales, los que usan el lenguaje justo para lo que hay que decir, los que logran reflejar las verdades de la existencia, etc., etc. En resumen: que no voy al Corte Inglés a comprar libros; prefiero encontrar cosas más alternativas.

http://xiongrong.deviantart.com/
¿Y de niño?

Eso es más fácil, porque tuve la edad de un niño menos tiempo que la de joven o mayor. Entre los primeros libros que me dejaron tal impresión que no me podía creer que tal cosa fuera posible estuvieron Las gafas del Sr. Cagliostro (thriller psicológico de una época en que el término thriller no existía), cualquier cosa de Julio Verne (mis padres tenían las obras completas), y luego el Hobbit y el Señor de los Anillos.

¿Siempre quisiste ser escritor? ¿Es para ti un hobby o te gustaría que se convirtiera en tu profesión?

No es que me lo planteara conscientemente, pero digamos que desde que empecé a leer cosas en serio quise ponerme a escribir cosas en serio (a esa edad era de risa, pero oye, así lo recuerdo). Igual que cuando tuve mi primer ordenador y vi lo que hacía la gente con él quise ponerme a programar el mismo tipo de cosas. O cuando me empezó a gustar la música y concretamente la guitarra eléctrica. O cuando lo del dibujo... Aunque después de leer esto parezca que llevo toda la vida aspirando a ser un loro que imita todo lo que ve a su alrededor, desde mi punto de vista es que siempre he querido explorar todo lo que se podía hacer, a ver qué era esto del mundo.

La escritura es un hobby, por supuesto. Aparte de que mi profesión es otra desde hace años y todavía no he imaginado ninguna diferente que la supere claramente en una mayoría de aspectos importantes (en cuanto la encuentre, me cambio), dudo mucho de que me gustara convertir el escribir en profesión. Ya he vivido lo que es que otro hobby (la informática) se me convierta en profesión, y, aunque hay cosas interesantes en ello y creces de una forma muy importante en cosas que no esperabas, hay muchas otras que preferiría no tener que perder por empeñarme en ser escritor profesional. Para empezar, la libertad de poder dejar de escribir porque hoy no me apetece.

Y todo esto siendo plenamente consciente de que eso de que escribir ficción se convierta en profesión es absolutamente quimérico, al menos en este país, y que estamos hablando por hablar...

¿Qué rutina o manías tienes a la hora de escribir? ¿Eres muy sistemático o, por el contrario, muy caótico?

En lo único que soy sistemático a la hora de escribir es cuando me documento, y tampoco mucho. Caótico, sin duda. No creo que tenga manías, o las que tenía las perdí.

¿Cuánto te llevó escribir El Tapiz Invisible?

La primera versión, la de mediados de los 90, calculo que unos cuatro años. Tras eso ha tenido más de diez revisiones, cada una de ellas durante un mes o así (es muy larga la jod**).

¿A la hora de publicar te encontraste con muchos obstáculos? ¿Cómo fue?

Como es evidente por la fecha de publicación frente a la de escritura, he encontrado infinidad de obstáculos. Desde mí mismo (esta novela no vale un duro; se van a reír de mí e incluso escupir a la cara; como la vea un editor me van a meter en una lista negra que le pasará a todos sus amigos editores) hasta una buena representación de lo que encuentra cualquier escritor no consagrado popularmente: falta de respuesta de los editores (no puedo con eso, de verdad; si soy profesor, tengo que contestar a todo alumno que me pregunte o persona relacionada con mi trabajo, así que, si soy editor profesional, me toca lo propio, aunque sólo sea para decir que no admito originales), un buen puñado de rechazos (afortunadamente no porque les pareciera que no valía un duro, ni se reían ni me escupían a la cara, pero no les parecía que pudieran editarla), alguna editorial que se quedó por el camino cuando la cosa estaba a punto a punto... Hasta la estupenda oportunidad con El Transbordador ha sido un camino muy largo.

¿Le darías algún consejo a aquellos que sueñan con convertirse en escritores?

Los consejos los carga el diablo, pero al menos les diría que nadie se “convierte” en escritor, sino que hay que sudar la gota gorda para aprender a escribir sólo decentemente, y que, a partir de ahí, hay que estar el resto de la vida tratando de seguir empezando a aprender. Sí, no es menos de eso el esfuerzo que hay que hacer (salvo que tu objetivo sea escribir como Belén Esteban). Lo de vender, publicar, ser popular y todas esas cosas que ya no tienen nada que ver con escribir es una carga que casi nadie sabemos integrar bien con lo de escribir, por lo que creo que lo mejor es no complicarse y tratarlo como una cosa aparte, dentro de lo posible. He visto mucha gente (yo mismo en alguna época) lidiando con la mezcla de la escritura y el negocio, o la escritura y la popularidad, o la escritura y el éxito (sea lo que sea lo que llamamos éxito), y, de verdad, no se llega a ningún sitio bueno para la salud mental. Si es posible, aconsejaría ni siquiera pensar en conseguir o convertirse en nada: escribir, escribir y escribir. Si sale otra cosa, como el éxito o la popularidad, tratar de no hacerle mucho caso para seguir escribiendo, escribiendo y escribiendo.

¿Tienes alguna web o blog desde donde tus potenciales lectores puedan informarse más sobre tus obras? ¿En qué redes sociales podemos encontrarte? 

Sí, sobre todo por lo que decía antes de mi prodigiosamente penosa memoria: para acordarme de todo tengo http://literaria.jafma.net, donde incluso se pueden descargar gratuitamente las anteriores novelas de la Saga de las Víboras de las Formas y acceder, también gratuitamente, a relatos que me han ido publicando por Internet. En http://jafma.net, que es mi página personal principal, se puede acceder también a mi blog, pero lamentablemente no tengo mucho tiempo de actualizarlo. También a otras cositas que hago que no son la escritura.

En redes sociales estoy en facebook (https://www.facebook.com/jafma) y twitter (https://twitter.com/_jafma). Poco, pero siempre que puedo.

http://jjcanvas.deviantart.com/
¿Dónde podemos adquirir El Tapiz Invisible

Principalmente en la web de la tienda asociada a la editorial, lo más cómodo para cualquiera desde cualquier punto del mundo:http://www.hombrecillosverdes.com/  También en algunas tiendas físicas, como Agapea (http://www.agapea.com) y otras que vienen listadas en la web de la editorial: http://www.edicioneseltransbordador.com/

Por último, ¿qué le dirías a nuestros lectores para que se animen a leer El Tapiz Invisible?

Que, si quieren pasar un rato largo viendo cómo un puñado de chavales se sorprenden a sí mismos poniendo sus repectivos mundos patas arriba, empezando desde la nada pero con la inestimable ayuda de algunas fuerzas que residen más allá de su comprensión, de tecnologías olvidadas por civilizaciones anteriores y de la increíble energía que tienen los jóvenes en general para hacer tantas cosas sin cansarse, todo ello enmarcado en una ambientación con tintes fantásticos y rodeado de multitud de otros personajes que he tratado de que tengan voz propia, que prueben; que se sumerjan en el desierto, el Páramo y el Acomté, que se asfixien con la hierma que nunca arde ni se puede erradicar de los caminos, que se pierdan entre las dieciséis ciudades uremas, que se adentren en las respectivas ciudades nido, donde se crían niños que luego gobernarán y se mantienen encerradas a mujeres que tuvieron la desgracia de procearlos, que intenten comprender las motivaciones de personas que buscan cosas muy distintas pero en el fondo parecidas a lo que cualquier humano mediocre y por tanto normal ha buscado a la largo de la historia, y que se atrevan a acercarse a acariciar animales cotidianos como los angatos o terribles como los grandes colmillos, esplendorosos como las aves cambiantes o ignotos como los erizos longevos; y pájaros, muchos pájaros.

Juan Antonio Fernández Madrigal

¡Muchísimas gracias a Juan Antonio por esta fantástica entrevista! El Tapiz Invisible de Juan Antonio Fernández Madrigal es una obra atípica y extraordinariamente escrita que con tintes de ciencia ficción entra dentro de un género muy original y distinto.







Título: El Tapiz Invisible
Autor: Juan Antonio Fernández Madrigal
Género: Ciencia ficción, Fantasía
Editorial: Ediciones El Transbordador
Formato: Papel
ISBN: 978-84-944516-4-5
Páginas: 395
Precio: 15,15 € (Papel)

Argumento: Una tribu sobrevive en el desierto migrando periódicamente en la única dirección permitida, que fue definida por mitos preservados durante generaciones. Al mismo tiempo, en otro mundo muy distinto, amos y esclavos tampoco encuentran muchas direcciones en las que evolucionar, atrapados por sus interdependencias, los restos de una tecnología que no comprenden, la omnipresente hierma venenosa y una geografía tan reducida como impenetrable. Ambas sociedades se enfrentan a las mismas preguntas: ¿cuánto tiempo pueden mantenerse inmovilizadas entre esos límites infranqueables, no sólo físicos? ¿A quién puede ocurrírsele siquiera romperlos?